También tocaron pelo Víctor Acebo y Angelín en una tarde con buen ambiente 

Los novilleros José María Trigueros, Jordi Pérez y Juan José Fernández, de las escuelas de Murcia, Valencia y Alicante respectivamente, fueron los triunfadores de la clase práctica con la que se abrió la Feria de Murcia. También tocaron pelo Víctor Acebo y Angelín en una tarde que se vivió con buen ambiente en los tendidos.

FICHA: 

Se lidiaron novillos de Juan Ruiz, bien presentados y de buen juego en conjunto.

José María Trigueros, de Escuela Taurina de Murcia, dos orejas.
Cayetano López, de la Escuela Taurina de Malaga, silencio tras aviso.
Víctor Acebo, de la Escuela Taurina de Murcia, oreja.
Jordi Pérez, de la Escuela Taurina de Valencia, dos orejas.
'Angelín', de la Escuela Taurina de Murcia, oreja tras aviso.
Juan José Fernández, de la Escuela Taurina de Alicante, dos orejas.

Media entrada en tarde cubierta con chubascos.

COMENTARIO:

José María Trigueros se fue a portagayola a recibir al primero, al que dio dos largas cambiadas más en el tercio. Toreó templado a la verónica y estuvo dispuesto con la muleta, con el inconveniente de que el novillo se rajó después de la primera serie. Le plantó cara al hilo de las tablas y sacó el partido que tuvo su oponente, terminando la faena de rodillas. Cortó dos orejas.

Cayetano López fue volteado en el quite que hizo al primero de la tarde. En su novillo no pudo lucir de capa pero con la muleta mostró su buen concepto, dejando buenos muletazos en una faena que no pudo ser compacta pero que tuvo momentos destacados. Falló con la espada.

Víctor Acebo no pudo lucirse con el capote al salir muy suelto el novillo. Con la muleta se mostró firme y supo dejarla en la cara de su oponente para ligar series estimables por ambos pitones. Se cortó al entrar a matar. Fue una labor entregada que le valió una oreja.

Jordi Pérez dejó una buena media en el recibo y replicó al quite que hizo Angelín, resultando tropezado sin consecuencias. Con la muleta se notó su inexperiencia, pero la suplió con entrega, mostrándose más suelto en el toreo diestro, lado por donde terminó la faena con las dos rodillas en tierra, llegando mucho a los tendidos. Mató de estocada algo defectuosa y cortó dos orejas.

El también alumno de la escuela de Murcia, Angelín, fue arrollado de forma espectacular en el recibo de capa. Se recuperó y comenzó la faena formando un auténtico alboroto con un pase cambiado por la espalda y derechazos con las dos rodillas en tierra. Siguieron dos buenas series con la derecha llegando mucho al público. Aprovechó bien al novillo el de Beniel pero falló reiteradamente con los aceros. A pesar de ello el público quiso recompensar su esfuerzo con una oreja, que el presidente concedió.

Juan José Fernández logró los mejores momentos de la faena al sexto al natural, bajando mucho la mano y ligando, aunque fue desarmado y eso rompió el hilo de la faena. Terminó el trasteo con molinetes de rodillas y desplantes y mató a la primera, cortando dos orejas.