Gran dimensión del murciano y buen nivel también de El Juli en tarde sin trofeos para Manzanares

Paco Ureña ha dado una gran tarde en la segunda de la feria de Murcia, donde ha cortado cuatro orejas, saliendo a hombros en compañía de El Juli, que también alcanzó un buen nivel y cortó dos orejas del segundo de su lote. Manzanares no pudo unirse al triunfo al no tener colaboración en su lote.

FICHA: 

Se lidiaron seis toros de Daniel Ruiz, el sexto sobrero del mismo hierro, bien presentados y que dieron juego en conjunto. Destacaron tercero y cuarto.

El Juli, ovación tras petición y dos orejas.
Manzanares, ovación y ovación.
Paco Ureña, dos orejas y dos orejas.

PARTE MÉDICO: El banderillero Rafael Rosa fue atendido en la enfermería de "contusión por cornada en hemitórax izquierdo a nivel de los 9º-10º arcos costales izquierdos con hematoma a dicho nivel. No crepitación. Contusión torácica izquierda. Pronóstico reservado pendiente de estudio radiográfico".

COMENTARIO: 

El Juli manejó con facilidad el capote en el primero de la tarde tanto en el recibo como en el quite, sobresaliendo las medias de remate. La faena la inició ordenando la embestida del toro, dejando algunos derechazos verticales y reposados. Por el izquierdo, de uno en uno, también logró buenos muletazos, ligando por alto y sin moverse cuando se quedó en terreno de cercanía. Su aguante llegó al público, calentando también en el epílogo con circulares invertidos. Mató de pinchazo hondo y descabello y le pidieron la oreja, pero el presidente no la concedió.

Juli brindó al público el segundo de su lote y comenzó la faena doblándose con temple. Ligó bien con la derecha, consintiendo y templando mucho en las dos primeras series. En la tercera bajó mucho la mano y cambió a la zurda para dejar una serie de verticalidad y relajo. Atacó más en la fase final, culminando una faena seria e importante. Mató de gran estocada y cortó dos orejas.

El segundo de la tarde salió dormido y manseando, pero pareció despertar en el capote de Manzanares, que lo toreó con entrega a la verónica. El toro siguió manseando y en banderillas golpeó al banderillero Rafael Rosa, al que dejó sin aliento con una contusión en las costillas. El de Daniel Ruiz pareció despertar en la muleta, pero después de que Manzanares ligara la primera serie se quiso ir, rehusando la pelea y buscando descaradamente chiqueros. En ese terreno lo intentó el alicantino pero nada pudo hacer. Mató de pinchazo y estocada y fue ovacionado.

Manzanares se lució en el recibo de capa al quinto. Al toro le costó humillar y entregarse en la muleta. Lo fue haciendo el torero en las primeras series, pero el animal no prestaba emoción a los intentos de Manzanares. Labor sorda en la que sacó todo el partido a su oponente y que remató de media fulminante.

El tercero fue devuelto por problemas de visión. Se corrió turno y salió el segundo de su lote, al que Paco Ureña recibió de capa con mucha entrega, luciéndose también en un quite por gaoneras en los medios. En ese mismo terreno comenzó la faena, que brindó al buen aficionado Pepe Ojados, toreando al natural con aguante a un animal que no resultó facil porque probaba. Fue al torear con la derecha cuando llegaron los mejores momentos de la faena. Toreo de mano baja, largo trazo y firmeza. Cuando el toro se agotó, Ureña se pegó un serio arrimón que terminó incluso de rodillas. Mató de estocada y fue premiado con las dos orejas.

En sexto lugar salió el sobrero y Ureña se lució en un galleo para poner el toro en el caballo, donde fue medido. Brindó al público y comenzó la faena en los medios tragando mucho a un toro que soltaba la cara en molestos tornillazos. Dio dos series así con mucho mérito y en la tercera ya había corregido el defecto del toro a base de aguante en una labor de mucha importancia. Al natural también le pudo a su oponente antes de terminar con bernardinas ajustadísimas. Mató de estocada y cortó otras dos orejas, completando una tarde de mucho calado.