El Fandi cortó cuatro orejas, Roca Rey, tres y Lira dos en tarde de lleno en los tendidos

Una gran tarde de toros vivieron los miles de aficionados que llenaron la plaza de Murcia en la tercera corrida de la feria. La vuelta de Pepin Liria creó una expectación inusitada y la corrida respondió a las expectativas, saldándose con nueve orejas y los tres espadas a hombros. El Fandi fuel triunfador numérico al cortar cuatro orejas. Tres cortó Roca Rey y dos Pepín Liria en una tarde que para él era de reencuentro y despedida.


FICHA: 

Se lidiaron toros de Victoriano del Río, bien presentados. Destacó el primero,

Pepín Liria, dos orejas y ovación.
El Fandi, dos orejas y dos orejas.
Roca Rey, dos orejas y oreja.

COMENTARIO:

Pepin Liria hizo una declaración de intenciones al irse a portagayola a recibir al primero de la tarde. Su plaza vibró con ese momento y con el farol de rodillas que siguió. Comenzó la faena con pase cambiado por la espalda y muletazos mirando al tendido. Siguió una serie diestra con reposo, citando de lejos. Pepín jugó muy bien con la distancia y ligó otras dos series templadas que tuvieron compostura. También al natural logró ligar un par de series buenas dejando la muleta muy bien en la cara. El final con un circular invertido y toreo de cercanía calentó el cotarro. Mató de estocada y le fueron concedidas dos orejas.

El cuarto salió enterándose y Pepin logró hacerlo romper en el capote, aunque el animal no se entregaba. Al sentir la puya manseó descaradamente y fue de caballo en caballo en constante huida. Puso en jaque a los banderilleros y en la muleta fue una auténtica pesadilla para el torero. Ni uno tuvo el de Victoriano, que puso en peligro la integridad de Pepín en cada intento. Difícil hasta para entrar a matar, fue el garbanzo negro de la tarde. Un toro imposible.

El Fandi recibió al segundo de la tarde con dos largas cambiadas y también se lució en un quite por navarras. Puso banderillas, destacando el tercer par al violín. El toro no se entregaba en la muleta y Fandi se mostró solvente, sacando todo el partido de un animal que no resultó fácil. Profesional y entregado, se mostró muy superior a un toro de embestida variante y compleja. Terminó con desplantes y alardes de rodillas y mató de buena estocada. Dos orejas.

Fandi puso un toque espectacular con el capote en un quite por zapopinas. Siguió calentando el ambiente en banderillas y comenzó la faena con las dos rodillas en tierra toreando en redondo. A partir de ahí el toro repuso mucho y le obligó a perder pasos, a pesar de ello Fandi le dio fiesta en una labor entregada en la que extrajo todo el jugo a este quinto de la tarde. Mató de estocada de efecto fulminante y cortó otras dos orejas.

Roca Rey recibió al tercero con chicuelinas en los medios. Cuidó al toro en el caballo y comenzó la faena con estatuarios de los que el de Victoriano Del Río salía muy suelto. La poca fuerza del animal condicionó la faena, desluciendo en principio los intentos del peruano, que en la fase final de la faena logró un puñado de naturales de buen trazo y mucho temple. Después echó rodilla a tierra y toreó con la derecha largo y templado, ganándose a la plaza con su valor y entrega. Fue una faena inventada que tuvo enorme mérito. Mató de metisaca y estocada.

En el sexto Roca Rey toreó con suavidad de capa y de nuevo no quiso que castigaran al toro en el caballo. Comenzó la faena con muletazos por alto agarrado a las tablas. Cuando toreó en redondo el toro protestó más pero a base de temple lo fue haciendo, logrando buenos muletazos al natural. Cuando el toro se acabó se pegó un serio arrimón, culminando de esta forma una actuación de superioridad. Mató de estocada y cortó una oreja.