CORRIDA DE TOROS FERIA MURCIA 2014 | 15 SEPTIEMBRE

Entró en sustitución de Talavante y resultó triunfador de la tarde. 

El lorquino Paco Ureña, que entró en sustitución del lesionado Alejandro Talavante, ha sido a la postre el triunfador de la corrida celebrada esta tarde en Murcia al cortar dos orejas al sexto y hacer también una faena destacada a su primero. Rafaelillo y Castella se fueron de vacío en esta tradicional Corrida de la Prensa que este año cumplía los 100 años de existencia en esta plaza.

Ficha: Lunes, 15 de septiembre

Ganadería
Se lidiaron cinco toros de Parladé y uno, el segundo de Juan Pedro Domecq, bien presentados y de juego desigual. Destacaron tercero y sexto.
Toreros
Rafaelillo, vuelta al ruedo tras petición y ovación.
Sebastián Castella, ovación tras petición y silencio.
Paco Ureña, ovación tras petición y dos avisos y dos orejas.

Comentario

Rafaelillo apostó fuerte en su primero y se fue a portagayola. En la muleta se encontró con un toro parado que no rompió y que tan solo le permitió dar algún que otro muletazo estimable con la zurda. El pitón derecho era intratable y para colmo el toro se rajó pronto. Rafaelillo estuvo muy por encima y sacó todo el partido posible. Vuelta tras petición.

En el segundo de su lote volvió a irse a portagayola pasándole el toro por encima. Después le dio varios faroles de rodillas y estuvo bullidor en el recibo de capa. Brindó al presidente del Colegio de Periodistas, Juan Antonio de Heras, y se encontró con un toro parado que incluso se echó nada más comenzar la faena de muleta, teniendo que ser apuntillado.

El segundo embistió con la cara muy alta al capote de Castella. La faena comenzó con muletazos por alto sin enmendarse que tuvieron mérito. El francés templó bien al natural con un toro que no transmitía. Al ver que se quedaba sin toro buscó el arrimón como forma de llegar al tendido. Mató de estocada y descabello y hubo petición de oreja que el presidente no concedió. Ovación.

El quinto pareció tener algún problema de visión y Castella no pudo lucirse de capa. En la muleta no acusó tanto este problema y Castella pudo torearlo por el pitón derecho en tandas que tuvieron mérito pero que no conectaron por la sosería del animal. Mató de estocada y cuatro descabellos. Silencio.

Ureña calentó el ambiente en un buen recibo por delantales rematado con media y revolera. Hizo un quite por gaoneras ajustado y la faena la quiso iniciar con un pase cambiado en el que estuvo a punto de ser arrollado. Después dio varias series ligadas con la derecha de buena factura y lo mejor llegó al natural con una tanda de mano baja y ritmo lento. Siguieron otras de mucha profundidad para completar una faena importante que remató con bernardinas ajustadas. Mató de media y el toro tardó en caer, escuchando dos avisos. Ovación tras petición.

El sexto salió frenándose en los capotes y haciendo cosas de manso. En la muleta rompió por el pitón derecho y Ureña supo llevarlo y ligar los muletazos. Pero sobre todo la faena volvió a brillar al natural, por donde logró los mejores momentos. También fueron buenos pases de pecho y remates de las series, creando ambiente de triunfo. Mató de estocada y esta vez le fueron concedidas dos orejas.

Galería

{gallery}cronicas/2014/15sep{/gallery}