Excelente ambiente en este festejo que inauguraba el ciclo murciana

Los noveles José María Trigueros, de la Escuela de Murcia, y Cristian Expósito, de la de Alicante, fueron los triunfadores de la primera novillada sin picadores en clase práctica de la Feria de Murcia al cortar dos orejas cada uno. Con este festejo, que registró una gran entrada, la empresa Toros Sureste cumple con su objetivo de crear afición.


FICHA:

Plaza de toros de Murcia. Primera novillada sin caballos en clase práctica.

Se lidiaron astados de Ruiz Palomares, de juego desigual.

Kevin Alcolado, de la Escuela Taurina de Alicante, oreja.
José M. Trigueros, de la E. T. De Murcia, dos orejas.
Cristian Expósito, de E.T. de Alicante, dos orejas.
Antonio Balsalobre, de la E. T. De Murcia, ovación tras aviso.
Dody, de la E. T. de Cuenca, oreja.
Juan Diego, de la E.T. de Almería, oreja con petición de la segunda.

COMENTARIO:

Kevin Alcolado se mostró animoso con el capote y compartió banderillas con su compañero de escuela. Su novillo tuvo poca fuerza pero le permitió dar alguna serie estimable con la derecha. Mostró su buen corte entre algunos tropiezos propios de principiante. Mató de media de rápido efecto y cortó una oreja. Los dos alumnos de Alicante hicieron quites al alimón en los novillos primero y tercero.

José María Trigueros se fue a portagayola en el segundo de la tarde y estuvo bullidor con el capote. En la muleta encontró un astado más complicado con el que no volvió la cara, logrando darle buenos muletazos con la derecha con la planta muy vertical en una labor que tuvo mérito. Dejó una estocada al segundo intento y cortó dos orejas.

Cristian Expósito manejó el capote con soltura y compartió banderillas de nuevo con Alcolado. En la faena sacó partido del novillo de Ruiz Palomares y reaccionó bien después de una voltereta. A base de entrega y después de matar de estocada logró sumarse al triunfo. Dos orejas.

El murciano Antonio Balsalobre entendió muy bien al cuarto por el lado derecho, dejando muletazos de buen trazo y figura erguida. Lástima que el novillo se aquerenciara en tablas y no le permitiera desarrollar más, pero la impresión fue buena. Falló con los aceros y fue ovacionado.

Doy, alumno de la escuela de Cuenca, no pudo lucirse de capa y tardó un poco en acoplarse a su novillo. Cuando lo hizo, logró buenos momentos sobre todo al natural al ser el izquierdo el mejor pitón del novillo. Cortó una oreja.

El almeriense Juan Diego fue volteado en dos ocasiones con el capote, por fortuna sin más consecuencias que la paliza recibida. Sorprendió en el tercio de banderillas colocando tres buenos pares que fueron muy ovacionados. El novillo salió suelto en la muleta y el chaval lo intentó con voluntad y buena conexión con el público hasta que el astado se rajó. Mató al segundo intento de estocada y cortó dos orejas.