Buen nivel de los dos toreros en el mano a mano que abrió la feria

El mano a mano que han librado Miguel Ángel Perera y Paco Ureña en la primera corrida de la feria de Murcia ha terminado con triunfo de los dos toreros, que han abierto la Puerta Grande tras cortar dos y tres orejas respectivamente. Sobresalió la faena realizada por Paco Ureña al sexto, al que cortó dos orejas.


FICHA:

Plaza de toros de Murcia. Primera corrida de toros de feria.

Se lidiaron toros de Juan Pedro Domecq, bien presentados y de nuevo variado, sobresaliendo cuarto y sexto.

Miguel Ángel Perera, palmas, oreja y oreja.
Paco Ureña, ovación tras petición, oreja y dos orejas.

Un tercio de entrada. La corrida comenzó con un minuto de silencio en memoria de Francisco Cano 'Canito' y Andrés Salas. Actuó como sobresaliente Antonio Caro Gil.

COMENTARIO:

Perera recibió con soltura y variedad con el capote al toro que abría plaza y también se lució en el quite. Comenzó la faena con ayudados por alto y el toro puso de manifiesto su falta de fuerza. A partir de ahí el extremeño cuidó a media altura y con mucho temple y suavidad al toro de Juan Pedro. Tuvo mérito el pulso y tacto del diestro extremeño, logrando mantener al toro, pero en esta circunstancia le costó llegar al tendido. Mató de media de rápido efecto.

Ureña firmó bonitos lances en el saludo al segundo de la tarde. También brilló en un quite con el capote a la espalda que fue muy aplaudido. Brindó al público y comenzó la faena en los medios con las dos rodillas en tierra toreando en redondo. A partir de esa serie el toro se reservó más, acortando su embestida y dando incluso un susto al torero por el pitón derecho. Lo intentó también al natural pero al toro le faltaba empuje. Exprimió todas las embestidas y mató de media desprendida.

Lo mejor de Perera con el capote en el tercero fue el quite que hizo por tafalleras y cordobinas. Dejó al toro crudo en el caballo y comenzó la faena con varios pases cambiados por la espalda. En las dos primeras series templó mucho, bajando la mano en la segunda exigiendo más al toro, que comenzó a salir distraído de la muleta. Perera lo entendió muy bien y le extrajo todo el jugo, terminando en ese terreno de cercanía que tanto domina. Añadió unas manoletinas ajustadas y mató de estocada, logrando la primera oreja de la tarde.

El cuarto fue protestado y devuelto a corrales. Ureña corrió turno y echó al sexto, un toro que se mostró un poco molesto al principio, punteando y tirando molestos cornadas a la muleta. Ureña logró limar ese defecto y bajó la
mano en dos series, conectando bien con el público. Al natural se superó en tandas de mano baja y largo trazo que fueron lo mejor de su faena. Mató al segundo intento y cortó una oreja.

El quinto y último toro de Perera en este mano a mano no se dejó torear de capa y tampoco fue fácil en los primeros compases de la faena de muleta, metiéndose por dentro y apretando con constantes cambios de ritmo. Perera estuvo firme y le consintió mucho en un intento de agrandar su triunfo. Estuvo muy por encima y acabó con un serio arrimón con el que amarró una segunda oreja.

En sexto lugar se lidió el sobrero. Ureña comenzó la faena por alto con verticalidad y compostura. Fue metiendo al toro poco a poco en la muleta, más técnico y mandón con la derecha y más a gusto al natural con un toro que iba a más. Hubo dos series redondas y rematadas por ese lado que fueron la cumbre de la faena. Tan a gusto estuvo que concluyó la faena con una serie de redondos de rodillas. Mató de gran estocada al segundo intento y cortó dos orejas.


Galería de imágenes (pinche sobre ellas para verlas en grande).