También tocaron pelo José Manuel y el debutante Fran Ferrer

David Fernández ha cortado tres orejas y ha sido el triunfador en la novillada picada de la Feria de Murcia, donde sus compañeros de cartel, José Manuel y Fran Ferrer, también han tocado pelo.


FICHA:

Plaza de toros de Murcia. Novillada con picadores.

Se lidiaron novillos de Talavante, bien presentados y de juego desigual.

José Manuel, oreja y vuelta al ruedo tras petición.
David Fernández, oreja y dos orejas.
Fran Ferrer, oreja y silencio tras aviso.

Un cuarto de entrada. Se desmonteró en el sexto Antonio Camacho 'Cama'.

COMENTARIO:

José Manuel recibió al primero de la tarde con lances con una rodilla en tierra y después hizo un vistoso quite por lopecinas. Puso tres pares de banderillas que llegaron mucho al tendido. Brindó al empresario Ángel Bernal y se encontró con un novillo con movilidad que apretaba por el derecho, por donde lo puso en apuros. Después de la primera serie por la izquierda, el animal buscó chiqueros y siguió defendiéndose, impidiendo el lucimiento del chaval. Lo mató de gran estocada y cortó la primera oreja de la tarde.

En el cuarto rivalizaron en quites José Manuel y David Fernández. Comenzó la faena con las dos rodillas en tierra y la primera serie tuvo compostura. A partir de ahí el novillo comenzó a quedarse más corto y a limitar la labor del torero, que insistió hasta sacar todo el partido. Destacaron circulares finales y toreo en terreno de cercanía, además de alardes y de nuevo toreo de rodillas. Se tiró a matar sin muleta y dejó un pinchazo hondo que necesitó de varios descabello. Vuelta al ruedo.

David Fernández recibió a su primero a portagayola y lanceó a la verónica con entrega a pesar de que el novillo no humillaba. Mantuvo este defecto el de Talavante en la muleta y el novillero lo entendió bien hasta que el animal se desfondó y se paró. Apuró hasta la última embestida y se tiró a matar sin muleta. Oreja.

David Fernández volvió a irse a portagayola en el quinto. En la muleta se encontró con otro novillo que no humillaba y se defendía, por lo que tuvo que tirar de oficio en una faena trabajada y de entrega que le valió para redondear el triunfo con dos orejas y abrir la Puerta Grande.

Fran Ferrer, que debutaba con picadores, mostró decisión con el capote en el tercero, que hizo amago de rajarse en banderillas. El novillero aprovechó bien la embestida suelta de su oponente para dibujar buenos muletazos componiendo bien la figura. Estuvo inteligente y dio buenos naturales, resultando prendido cuando toreaba por ese pitón, por fortuna sin ser herido. Estocada desprendida. Oreja.

Ferrer resultó cogido cuando toreaba de capa al sexto, sin más consecuencias que el fuerte golpe. En la muleta el novillo le planteó problemas que descubrieron la lógica bisoñez del chaval. Aun así le dio algún que otro natural suelto estimable. Pinchó, falló con el descabello y se quedó sin triunfo.